El paro de camioneros en Chile se mantuvo de forma parcial este lunes por octavo día consecutivo, a pesar del acuerdo que el gobierno alcanzó con un sector del gremio, que no dejó conforme al resto de las organizaciones convocantes porque no se concreta una rebaja suficiente al precio del combustible. El subsecretario de Interior, Manuel Monsalve, informó que a pesar del acuerdo firmado entre el gobierno de Chile y dos agrupaciones de camioneros aún quedan 46 focos de movilizaciones activos, lo que afecta el normal abastecimiento de supermercados.

«Una demanda abusiva y desmedida»

«Tenemos un acuerdo muy amplio porque el gobierno se ha hecho cargo y ocupado de los problemas que se han planteando. ¿Por qué se mantienen los puntos bloqueados entonces? El país y el gobierno no pueden pagar los conflictos de liderazgo que hay al interior de los gremios de los camioneros«, sostuvo Monsalve en diálogo con Radio Duna.

«El sector que queda movilizado ha colocado como condición una rebaja en el costo de los combustibles, de todos los combustibles, eso desde el punto de vista fiscal es completamente imposible. Además no sería correcto, por eso que el domingo dije, no corresponde que con recursos públicos vayamos a resolver una demanda que es completamente abusiva y desmedida», remarcó el subsecretario sobre la situación de los camioneros que aún siguen movilizados.

Por su parte la vocera del gobierno chileno, Camila Vallejo, insistió en los dichos de Monsalve y repitió que el Ejecutivo «va a hacer uso de las leyes que tiene a su disposición para que ningún ciudadano se vea afectado por las interrupciones», en relación a la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado, a través de la cual el gobierno ya presentó 31 querellas contra dirigentes del gremio.

Este lunes, en la tradicional reunión del comité político ampliado en La Moneda, el gobierno confirmó a los partidos oficialistas que «no se va a conceder más» beneficios a los camioneros que mantienen las rutas paralizadas. «El diálogo va a estar abierto pero que ya no se les van a conceder más medidas, porque, en general, el diálogo con las grandes asociaciones ya está cumplido», dijo el líder del partido Comunes, Marco Velarde, a la salida de la cita encabezada por el presidente Gabriel Boric.

«Sabemos que no se le puede seguir concediendo más privilegios a este grupo de presión» señaló Velarde, mientras que el secretario general del Partido Socialista, Camilo Escalona, expresó su preocupación por la actitud «hostigadora» de la oposición, por el intento de obtener la presidencia de al menos 13 comisiones de la Cámara de Diputados a través de la censura de sus actuales líderes (todos ellos oficialistas) y el respaldo del Partido Republicano a la huelga camionera.

 

Los detalles del acuerdo

El acuerdo alcanzado entre el gobierno y los sindicatos, que sirvió para que parte del gremio de los camioneros levante la protesta, contempla diez puntos, entre ellos la inyección de 1.500 millones de dólares al Mecanismo de Estabilización de Precio de los Combustibles (Mepco), el congelamiento del precio del diésel por cuatro meses y el compromiso de crear un nuevo mecanismo de estabilización de precios.

En la mañana del lunes el ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela, realizó un polémico comentario a las organizaciones que se mantienen movilizadas: «Estamos disponibles para seguir dialogando también con los descolgados. Pero que los descolgados se descuelguen de la imbecilidad, que está generando daño al país«. En una línea similar, Camila Vallejo dijo que «el sentido profundo es velar por los intereses generales y no solamente de aquellos que quieren seguir bajo las presiones consiguiendo más privilegios de los que tienen».

La extensión del paro provocó que algunas ciudades ya sientan el desabastecimiento de combustible y alimentos. El presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex), Iván Marambio, alertó en declaraciones a medios locales que están a punto de detenerse las cosechas porque los frigoríficos están totalmente copados, lo que significaría que 200 mil personas se queden sin su fuente de trabajo.

A lo largo de estas ocho jornadas de protestas las autoridades chilenas detuvieron a 19 personas: según se informó 11 de ellos cayeron presos por la Ley de Seguridad del Estado; dos por oponerse a la acción de Carabineros; dos por desórdenes; uno por amenazas; uno por ley antibarricadas; y dos por conducir con licencia no profesional.

Los camioneros, un colectivo que tiene un enorme poder de influencia en Chile desde que en la época de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) se abandonara el transporte ferroviario, sostienen la segunda protesta en lo que va del año alegando falta de seguridad en las rutas.

Las movilizaciones de transporte en Chile tienen un impacto grande y directo en su economía, ya que no hay una alternativa al tránsito terrestre, lastrado por la falta de interés en el desarrollo de una amplia red ferroviaria durante la dictadura.