En Vivo

Las 24 horas

Estás escuchando

Título

Artista

Al Aire Ahora

Al Aire Ahora


Pozo de Banfield: el emocionante rap que cantó una hija de desaparecidos ante el tribunal que juzga a 15 represores

Publicado el 30 de noviembre de 2022

Malena D’Alessio relató el horror en forma de canción

Malena D Álessio, hija de un desaparecido e integrante del grupo musical de hip hop Actitud María Marta, relató este martes las circunstancias de su secuestro, junto a su padre en 1977, durante la última dictadura militar, y cerró su declaración con un emocionante («Hijo de desaparecido») ante el tribunal federal de La Plata que juzga a 15 represores de la última dictadura militar.

«Hasta los 16 años no pude hablar de mi papá. Luego pude abordarlo desde otros frentes de batalla, como el arte y la militancia, pero esta instancia de estar hablando en primera persona, contando mi historia, es emprender un viaje al corazón mismo del dolor, al núcleo del trauma y es lo que más me cuesta. Espero poder articular palabra, les pido paciencia», dijo la hija de José Luis «Bebe», según se pudo registrar en la transmisión de Retaguardia y Pulso Noticias.

El TOF 1, integrado por Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Ricardo Basilico, juzga desde octubre de 2020 a 15 represores -entre ellos el exmédico policial Jorge Antonio Berges y el exministro de Gobierno Jaime Lamont Smart- por delitos cometidos contra más de 400 víctimas en los excentros clandestinos conocidos como Pozo de Bánfield, Pozo de Quilmes y El Infierno, en Lanús, en la década del ´70.

El juicio analiza también lo ocurrido con 18 mujeres embarazadas que dieron a luz en cautiverio, hijos o hijas que aún no han sido recuperados, o que estuvieron detenidas en esos centros clandestinos de detención dependientes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

«Crecí creyendo que a mi papá le habían pegado un tiro los militares, pero nunca ni remotamente concebía la posibilidad de que él pudiera haber sido torturado», dijo la mujer con voz quebrada y agregó: «Yo no sabía que la tortura estaba sistematizada y nunca me lo pude imaginar en relación a mi padre». Malena, con lágrimas en los ojos, mostró unas fotos de su padre y otras donde ella era bebé y era abrazada y besada por «Bebe» D´Alessio y su mamá Elena.

Tras trazar un perfil de su padre, reconstruido por los relatos de sus compañeros de militancia en Montoneros, quienes lo definieron como alguien solidario, buen tipo, de decisiones firmes, corajudo, Malena explicó que a su padre en varias oportunidades le habían ofrecido irse del país y que él no quería porque «tenía militantes a cargo a quienes no podía abandonar».

Para enero de 1977 los padres de Malena estaban separados; la madre se había ido del país y ella había quedado con su padre, que no había dado el permiso para que la niña se fuera con su madre.

Además de D´Alessio, fueron secuestrados un tío de Malena; una secretaria de nacionalidad boliviana; y Florencia Bernales, una prima de Malena de 4 años y la propia niña, hoy testigo en el juicio.

«Cuando secuestran a mi papá lo llevan hasta la casa de sus padres, donde yo estaba. El me vio, me tomó en brazos y me dio un beso, supongo que a modo de despedida. Mi abuela me contó que a ella apenas la miró», relató Malena D´Alessio.

La patota se llevó a toda la familia a un excentro clandestino, pero por la noche fueron liberadas los abuelos, la prima de Malena y ella; quedando allí Bebe, y Alfredo D´Alessio, hermano de José Luis, y Jorge, tío materno de Malena.

«A ellos los tenían esposados en un tubo y mi tío me dice que a mi papá lo tenían muy maltratados, lo habían golpeado mucho. Después supe que los trasladaron al Pozo de Quilmes y ahí pusieron a mi papá en otro calabozo, como castigado», detalló en un sollozo.

Mediante el pago de un rescate liberan a su tío Alfredo tras decirle que «a tu hermano no lo vas a ver más, no lo busques más y no preguntes por él».

Malena se exilió a Brasil junto a su madre, retornando al país en democracia, donde comenzó a militar en H.I.J.O.S.

«Me impactó mucho lo de la Teoría de los dos demonios. Si ellos (los desaparecidos) tenían esa calidad humana cómo podía soportar que los insulten de esa manera. Esa rabia se acrecentó en mi, y el rap me ayudó a sintonizar con esa rabia, por eso empecé a escribir letras de rap», explicó Malena, quien terminó su testimonio cantando el rap «Hijo de desaparecido», de su autoría.

Malena expresó que «haber crecido con la impunidad como telón de fondo» le hizo «mucho daño» y dijo que espera que «las condenas a perpetuas nos ayuden y nos den un alivio».

La letra completa de Hijo de desaparecidos

Hijo de desaparecido

Dientes apretados cara contraída

Vómito atrancado por la sangre endurecida

Se oculta tras tu cara que parece apagada

Y es la llama del tormento que se esparce como lava

Su vida lleva un peso el peso más pesado

El sueño de la muerte y el silencio perpetuado

Su vida lleva un peso el peso más horrible

El trauma de la muerte y el silencio que persigue

Y no es feliz aunque sonría

Porque no debe ni debería

Aceptar su circunstancia sin dejar de reaccionar

Por la nube cegadora que la mierda quiere instalar

Torturada en el silencio que no para de quemar

La conciencia perseguida aunque la quieras dominar

Estando el cuerpo aprisionado tanto odio ingerido

Y tus ojos agachados pretendiendo que no hay río

Río de sangre río que quema

Las almas pidiendo reacción en tus venas

¡Enfermos! Los que no quieren ni mirar

Y la sangre no les hierve al ver saliva en el muerto

¡Escupidos! Por cada uno que los nombra

¡Insultados! Como si fueran una sombra

Algo ilegal clandestino y dudoso

Mejor es no meterse en terreno arenoso

Di que no te quema el asesinato

Y que hubieras preferido mantenerte en un cuarto

Disfrutando de una cena la familia unida

Diarrea en tu plato la comida está servida

De 30.000 son los ojos que no dejan de mirar

Al porcino revolcado escupiendo en el muerto

Hijo de desaparecido sangre dura coagulada

Hijo de desaparecido no le importan tus palabras

Y los idiotas que recién hoy se hacen los que ven la verdad

Con pretensiones de vendernos su maldita ingenuidad

Son los hijos de puta de siempre

Que cuando pudieron se quedaron callados

Moderados con los hombros encogidos y los huevos resignados

Yo los odio y los detesto

Y daría lo que sea por seguir sintiendo esto

Porque no quiero calmar lo que sale de mi piel

Porque no quiero calmar lo que pienso que está bien

El asco que me provocan me convierte en monotemática

Quiero reiterarlo con sucesiones matemáticas

La mierda entre nosotros la misma que ayer

Ahora disfrazada para no poderla reconocer

¡Orgullosa! De este odio que pregono

Que me alivia del tormento te quita de tu trono

Mierda sigues aún en el altar

No quiero tu consuelo quiero verte tropezar

Y tu sonrisa a mi no me causa gracia

Vivís enajenada y eso es una desgracia

Tantos años de observarte disfrutando

Mientras mi cabeza se estaba incinerando

Hijo de desaparecido sangre dura coagulada

Hijo de desaparecido no le importan tus palabras

Quizás no te interese morir asesinado

No es parte de la naturaleza

Y me temo que tu vida lleva un pecado mortal

El silencio de sus bocas es un acto criminal

Desde niña observando la tibieza maricona

De la estúpida conciencia que nos quiso ignorar

Y no condenó como debe a toda la mugre asesina

Liberada a nuestro lado como un vómito campal

Y aunque me pudra en el tormento

Igual no dejo de odiarte porque odiarte es lo correcto

La sangre nunca muere aunque parezca apagada

Mi sangre se calienta cuando veo tu cara

Intelectuales de prestigio queriendo minimizar

Lo que comprime mi garganta y no la deja respirar

Viejas refinadas hablando de corrupción

Las mismas asquerosas pecadoras de omisión

No tienen vergüenza de ser una mierda

Dile a Cristo que opina de tu denuncia ausente

Sacará su pene y se hará pis sobre tu frente

Mea, mea, mea culpa

Ahora arrepentido por la opinión pública

Di que no te quema dilo abiertamente

Quiero distinguirte cuando estés entre la gente

Hijo de desaparecido sangre dura coagulada

Hijo de desaparecido no le importan tus palabras

Verdugo aunque estés suelto

En el último segundo vas a sentir el aliento

De la víctima gritando

Y su grito sin sonido te va a terminar quemando

La sangre correrá por tu cabeza deformada

Condenado de por vida a la conciencia incinerada

La sangre correrá por tu cabeza degenerada

Y el aullido enloquecido dolerá como picana

Desde nacidos en la sangre sumergidos

La falta de sonidos se convierte en un zumbido

Persiguiendo a la conciencia el instante de la muerte

Histérico sonido que se estampa en mi frente

Atropellada por la melancolía

Igual no dejo de odiarte porque yo si tengo vida

Odio a los culpables a los indiferentes

A los equilibrados y su tibio decadente

Conformistas! No quieren reaccionar

Enfrentándose a su pasado solamente en un diván

En mi garganta llevo esta espina

Si no escucho la amargura la amargura me asesina

Y tirado aplastado no te podes despegar

La neblina depresiva que te quiere suicidar

La nostalgia no te puede hacer salir disparado

Solo te hace deprimir y quedar idiotizado

Esperando un alivio un consuelo un placer

Pero así la mente quema y no lo va a dejar de hacer

Y opinaste una opinión muy larga

Pero las frases no moderan la asfixia en el alma

Sus lenguas opinando Aaa!

Sus lenguas opinando Aaa!

El zumbido en el cerebro la tortura de esta carga

Sus lenguas opinando!


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



ASCENSOR!